Tres modalidades

El Gobierno presentó el Plan de Vuelta a Clases con un calendario progresivo desde el 1 de marzo

Presentación del plan de vuelta a clases encabezado por el gobernador. (@jmcapitanich)


En una conferencia brindada durante la mañana de este miércoles, el gobernador del Chaco, Jorge Capitanich, junto a la ministra de Educación, Daniela Torrente, y el ministro de Planificación, Economía e Infraestructura, Santiago Pérez Pons, presentaron detalles del plan de vuelta a las clases presenciales que tendrá inicio desde el 1 de marzo.

“Es un esfuerzo mancomunado de toda la comunidad educativa y el Estado con el objetivo de iniciar el ciclo lectivo el 1 de marzo”, graficó el gobernador, quien explicó que la diagramación del inicio del ciclo lectivo se estructura en los ejes de Política Salarial; Infraestructura Escolar, y Protocolo Sanitario: “Pretendemos inicio de ciclo lectivo el 1 de marzo bajo la denominación de Aulas Seguras, y eso significa política salarial para recuperar el poder adquisitivo del salario en forma progresiva, establecer las condiciones que permita aula segura, y protocolo sanitario y plan de vacunación”, señaló. 

La vuelta a clases tendrá un cronograma escalonado y será organizado según las condiciones de cada edificio escolar y el contexto de cada alumno, tomando en consideración la pertenencia o cercanía a grupos de riesgo. A su vez, se dará prioridad en el retorno a quienes hayan tenido mayores dificultades durante 2020 con el esquema de virtualidad. 

Según lo presentado por las autoridades, la educación primaria tendría su retorno de la mano de los estudiantes de 1° grado, quienes tendrían un período de “aproximación a la vida escolar” del 1 al 5 de marzo. Luego, el 8 y 9 de marzo, “los estaríamos organizando por agrupamiento para llevar a cabo un período de intensificación de la enseñanza”, explicó la ministra Torrente. 

Del 8 al 19, se dará la vuelta de los estudiantes que han presentado mayores dificultades en la continuidad de los estudios durante el ciclo pasado. “Todos los estudiantes que durante el año pasado han tenido dificultades pedagógicas o para tener conexión, o que han quedado desvinculados, también participarán de un período de intensificación de la enseñanza”, detalló la ministra. 

En la última semana, del 22 al 29, será el turno de los alumnos de 2° y 7° grado que dieron fin al 2020 sin mayores inconvenientes para el desarrollo de las actividades.  “Estudiantes que hayan cursado el año pasado con la mayor normalidad posible y hayan sido incluidos al año siguiente sin la condición de ‘en proceso’”, señaló Torrente. 

Ya para el 1 de abril, la ministra sostuvo que “la idea sería que estemos trabajando con todos los estudiantes en las escuelas”, y explicó que los agrupamientos para el desarrollo de las clases “se determinarán en función de las condiciones edilicias de las escuelas y la capacidad para contener grupos. La regla va a ser que se respete el distanciamiento de 2 metros entre estudiantes”. 

Para el nivel secundario, las actividades preliminares iniciarían desde el 1 al 5 de marzo para los estudiantes de 1° año. “Este será un trabajo de organización de aproximación a la vida escolar considerando que son estudiantes que vienen del 7° grado”, aseguró la ministra. 

“A partir del 8 de marzo se inician las actividades presenciales para los estudiantes de 2° a 4° año que también hayan necesitado un período de intensificación de la enseñanza: aquellos estudiantes que llevaron un espacio en blanco dentro de su boletín de calificaciones”, anunció Torrente, y agregó que “finalmente a partir del 19 de marzo se da la finalización de este período de intensificación que incluye a los estudiantes del 5° año del año pasado, que tienen que finalizar el nivel este año para iniciar el nivel superior”. 

Para los días 22 al 29 de marzo, explicó que se incorporarían “escalonadamente todos los estudiantes a las escuelas para iniciar el mes de abril de la manera más normal posible dentro de las posibilidades epidemiológicas”. 

Al respecto del nivel inicial, indicaron que a partir del 9 de marzo “estaremos iniciando con la sala de 5”, y agregó que tendrá continuidad a partir del mes de abril con salas de 3 y 4 años. 

“El calendario está definido solo para marzo después iremos viendo nuevas fechas”, aclaró la ministra en cuanto a la evolución de la situación epidemiológica para posibles reformulaciones en el desarrollo lectivo, y agregó que “tenemos previsto iniciar la vacunación de los docentes, esperamos se vaya concretando en marzo y no tengamos dificultades en ese tema”. 

En relación a cómo se preparan las instituciones, la funcionaria indicó que “esta semana las escuelas han recibido todo el material, y cada escuela será el que organice el trabajo de los docentes en función del personal disponible para presencialidad y cuanto para la modalidad a distancia”, y agregó que el desarrollo tendrá tres modalidades: “Presencialidad Absoluta para escuelas de matrícula baja; Modalidad Combinada para escuelas con mucha matrícula que haya que dividir a los estudiantes y hacerlos asistir por grupos; y Modalidad a Distancia para estudiantes de riesgo”. 

En cuanto a la actividad en las aulas, la ministra señaló que “los turnos –de presencialidad- se van a organizar en función de horarios reducidos. Estaríamos iniciando primaria con 3 horas, secundaria con 4 horas de reloj e inicial también con 3 horas, para tener tiempo de limpieza cuando hay que cambiar de turno”, no obstante, aclaró que “la idea es que este mes los directivos y docentes puedan hacer un diagnóstico de manera tal que se pueda hacer una priorización de saberes. Ese va a ser el criterio con que se van a organizar los diseños curriculares”. 

A su vez, aseguró que se compraron los insumos necesarios para el cumplimiento del protocolo sanitario y destacó que se constituyó un “fondo rotatorio” para cada una de las direcciones regionales. “Tiene la particularidad de según la matrícula y escuelas que tiene esa dirección, los directores reciben fondos para dar respuestas urgentes que los establecimientos educativos tengan”, explicó, y adelantó que también se trabaja en el acceso a un fondo nacional que iría de $10.000 a $50.000.