Tras intercambio con pares austríacos

Agricultores familiares piden reconocimiento y producir de forma sustentable con protección de recursos


Representantes de la agricultura familiar de Austria y Argentina presentaron un documento con propuestas como cierre de la visita de agricultores austríacos al país. Fue luego de un intercambio de experiencias y trabajo conjunto que duró 15 días e incluyó a referentes de las provincias de Chaco, Corrientes, Santa Fe y Buenos Aires. Esta alianza que promueve la unión de ambos países por el fomento de una agricultura sustentable es gestionada por Incupo en Argentina y por Welthaus en Austria, con el financiamiento del Ministerio de Ambiente del país europeo. 

El encuentro final se desarrolló en la sede del Episcopado Argentina, con la presencia del presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social, Monseñor Lugones; la vice jefa de misión de la Embajada de Austria en Argentina, Lisa Butzenlechner; el presidente Incupo, Ernesto Stahtringer; el director General de Welthaus Graz, Markus Meinster, el presidente de la Comisión Justicia y Paz Humberto Podetti; Marcos Filardi de la Red de Cátedras libres de Soberanía Alimentaria y el presidente del Instituto de Agricultura Familiar, Miguel Gómez. 

Esta declaración de agricultores familiares de Argentina y Austria, en ALIANZA y acompañados por INCUPO y WELTHAUS, es parte de un intercambio con diferentes organizaciones como la Asamblea Campesino Indigena del Norte Argentino (ACINA) y agricultores en un viaje por el norte y centro de Argentina. Estos encuentros internacionales movilizaron a los productores, a sus organizaciones y a los responsables técnicos y políticos. En base a eso, compartieron algunas reflexiones que incluyen problemas urgentes, desafíos para el sector y un llamado a los gobiernos y actores políticos. 

Soluciones globales

Ante problemas globales como la contaminación ambiental y los efectos del cambio climático; la urgencia en la conservación de espacios naturales como la Amazonia, la región chaqueña y el Acuífero Guaraní; un comercio mundial de productos agrícolas que conducen a la deforestación; y la pérdida de contacto de los consumidores con la producción y el procesamiento de los alimentos; productores de la agricultura familiar de Austria y Argentina proponen:

“Una producción de alimentos sanos y culturalmente adecuados; el refuerzo de redes locales, con comercialización regional; la implementación de estrategias de comunicación y educación para mostrar el trabajo de pequeños productores. Además, promover la concientización para influir positivamente en los consumidores; un diálogo internacional para trabajar juntos en soluciones globales; y el trabajo conjunto entre agricultores familiares, organizaciones y Estados por un sistema alimentario respetuoso con el clima”, como lo expresan en la carta que hicieron pública este viernes 18 de noviembre. 

“Como agricultores familiares organizados contribuimos a una agricultura familiar sostenible en nuestras localidades, provincias y países e invitamos a la política, la iglesia, la ciencia y la sociedad civil a unirse a nuestra alianza”, dice el documento, poniendo en valor el rol de agricultores familiares que llevan a cabo el uso de métodos agroecológicos, promoviendo la biodiversidad, la regeneración de los suelos, la gestión ecológica de enfermedades y plagas y el consumo responsable de recursos.

El llamado público que realizaron incluye tres puntos centrales: Un pedido de reconocimiento de los agricultores familiares, sus organizaciones y el enfoque agroecológico; el apoyo de las las instituciones y organizaciones a las y los productores, promoviendo sus oportunidades de producción y comercialización. Y, por último, el diseño de estrategias globales basadas en la humanidad, la espiritualidad y la voluntad de cambio.

La agricultura familiar aquí y allá

La alianza entre Argentina y Austria une a organizaciones que están trabajando para recuperar bosque y poner en práctica la ganadería sustentable en esos lugares, reforzando la idea de que el bosque puede ser cuidado y trabajado en beneficio del ambiente y de las economías de las y los agricultores familiares. Durante la visita a Argentina de once productores agroecológicos de Austria, se vieron producciones innovadoras, como la ganadería ecológica, la relevancia del bosque nativo y porqué es importante preservarlo.

El diálogo con las organizaciones fue útil para conocer cómo están mirando las organizaciones de Argentina y de Austria, la función de los agricultores familiares, los condicionamientos que existen en los dos países. Fue un ejercicio de reconocer lo que ambos países tienen en común, lo que hay que reforzar y lo que hay que cambiar para cuidar la tierra, nuestra casa común.