Raúl Toto Galván, Movimiento Campesino de Liberación de la CTA

Buscan evitar el desalojo de una familia campesina en la zona de Castelli

Las organizaciones campesinas exigen a la Justicia que se dé un plazo de al menos 6 meses para que la familia campesina pueda ser reubicada en un predio cercano. “La lucha por la tierra es política, porque hay que garantizar el arraigo a la tierra de los pequeños productores y campesinas de la provincia y el país”, resaltó el dirigente de Movimiento Campesino  de Liberación de la CTA, Raul Toto Galván.

 

Raúl "Toto" Galván, dirigente del Movimiento de Liberación Campesina de la CTA.


 

El coordinador nacional del Movimiento Campesino  de Liberació de la CTA y la Unión de Campesinos Poriahjú , Raúl “Toto” Galván se refirió este martes al intento de desalojo de una familia campesina en la zona de Juan José Castelli.

En declaraciones a Radio Provincia, el referente campesino comentó que ayer se vivió una situación muy difícil y tensa cuando a esta familia campesina la intentaron desalojar después de ocupar y trabajar esas tierras después de más de 40 años.

“Por suerte se logró retrasar por 48 horas la ejecución de este desalojo. Pero es necesario una respuesta por parte de las autoridades para que se evite el desalojo. Pedimos a la Justicia que por lo menos se le otorgue a la familia un plazo de al menos 6 meses, porque esto no puede terminar con esa familia en la calle”, dijo.

Al respecto Raúl Toto Galván aseguro que existen alternativas de solución, pero estas están en manos del Instituto de Colonización de la Provincia, quien pudo ofrecer un predio para la reubicación de esta familia en una zona cercana. “Por eso pedimos a la Justicia un plazo de 6 meses para que se puedan concluir los procesos burocráticos, realizar un traslado tranquilo e instalar las condiciones básicas (agua, electricidad y otras cuestiones) para que se pueda retomar la producción de agricultura familiar y evitar el desarraigo”, dijo el dirigente.

Desde las organizaciones campesinas también solicitan que se construya una vivienda rural para reubicar a la familia que debe ser trasladada y se realicen las instalaciones necesarias para la obtención de agua para retomar los trabajos vinculados a la producción agraria.

Concentración de la tierra

“La problemática de la tierra, de los campesinos y la agricultura familiar es una constante no solo en Chaco sino también en todo el país. Hace mucho tiempo se da un proceso de acumulación y concentración de las tierras en pocas manos.  En nuestro país donde el 85 % de las tierras están en mano de menos del 5 % de los propietarios esta situación se va a seguir generando si no hay algún tipo de acciones o una respuesta política a favor de los campesinos por parte del gobierno.”, dijo el dirigente campesino.

“La lucha por la tierra es política, porque hay que garantizar el arraigo a la tierra de los pequeños productores y campesinas de la provincia y el país”, resaltó Galván.

Las organizaciones campesinas y de agricultura familiar siguen pidiendo por una Ley de Tierras y la conformación de un Banco de Tierras, para garantizar el arraigo de las familias que quieran seguir trabajando y produciendo en el campo.