Universidad Nacional del Nordeste

Docentes aseguran que la plataforma virtual está saturada y no se brindan correctamente los contenidos

ADIUNNE asegura que la implementación compulsiva de la modalidad “en línea” para todas las materias por parte de la mayoría de las facultades genera una serie de inconvenientes que la hacen impracticable.

Docentes y alumnos de la UNNE aseguran que la plataforma para las clases virtuales está saturada y no brinda contenidos correctamente.


Ante la emergencia sanitaria decretada a raíz de la pandemia del COVID-19 que derivó en la suspensión de clases presenciales en todos los niveles educativos, la Asociación de Docentes e Investigadores de la Universidad Nacional del Nordeste (ADIUNNE) manifestó su preocupación por las decisiones institucionales anunciadas por el rectorado de la casa de altos estudios que podrían llegar a afectar los derechos de docentes y estudiantes. Teniendo en cuenta el compromiso diario de los docentes para que los estudiantes reciban una educación de calidad y se respeten las condiciones laborales adecuadas,  es que la directiva de implementar la modalidad de enseñanza virtual no fue bien recibida por los grandes problemas que surgen en la plataforma UNNE Virtual.

Esta preocupación ya fue transmitida a las autoridades de la UNNE a través de una nota formal enviada por esta asociación de docentes, en donde se hace notar que no hubo una resolución general desde Rectorado que unifique los pasos a seguir en cada una de las unidades académicas. Según plantean, las disposiciones unilaterales tomadas por cada Facultad "generaron una situación de incertidumbre y desfasaje en las actividades, que afectan al conjunto de docentes, y más aún a quienes trabajan en más de una unidad académica".

Clases virtuales problemáticas

Por otro lado, desde ADIUNNE aseguran que la implementación compulsiva de la modalidad virtual para todas las materias por parte de la mayoría de las Facultades genera una serie de inconvenientes que la hacen impracticable en estas condiciones. "La plataforma UNNE Virtual no está preparada para alojar tantas aulas, lo que provoca que durante todo el día tenga desperfectos que tornan extremadamente difícil la labor docente", agregan.

Además, en las condiciones actuales, aseguraron que la virtualidad no es una herramienta pedagógica al alcance de todos. Por parte de los docentes requieren una serie de conocimientos y prácticas que no todos tienen. “Según los datos que disponemos, hasta el año pasado, el número de cátedras que contaba con esta modalidad como apoyo a la presencialidad no superaba el 30%, lo que permite pensar que más del 60% del cuerpo docente no tiene experticia en la elaboración de contenidos virtuales y, en muchos casos, siquiera familiaridad con la plataforma. Con la modalidad virtual, en las cátedras masivas, la mayor carga de trabajo para los y las docentes pasa por responder preguntas individuales”, manifiesta el comunicado firmado por Marina Stain y Maximiliano Román, de la comisión directiva.

De todas formas, consideraron necesario resaltar el gran esfuerzo que la docencia y el estudiantado realizan para poder seguir adelante en estas condiciones, en consonancia con el resto de los sectores de la sociedad que de una u otra manera contribuyen al sostenimiento del conjunto, en estos momentos de extrema incertidumbre. “Por todo ello creemos que en este momento lo prioritario es la emergencia sanitaria y que la virtualidad debe ser una herramienta que nos permita estar vinculados y vinculadas docentes y estudiantes, desde la sensibilización del problema que hoy nos ocupa y preocupa a todas y todos, tratando además de llevar tranquilidad y contención. No pueden exigirnos que trabajemos con normalidad desde nuestras casas, cuando es evidente que la situación es excepcionalmente anormal, hay cientos de familias recluidas en el aislamiento, con el estrés y la angustia que genera la posibilidad de contagio”, concluyeron.