Genti Tavanxhiu en la Bienal, con un cambio a último momento

El albanés que lamenta no reencontrarse con Fabriciano y que pisa el continente por primera vez

El artista de 49 años repasa su carrera y reflexiona sobre el ser escultor en la actualidad. El mega-evento de Resistencia, famoso entre los colegas. Sus obras están por todo el mundo.

El albanés Genti Tavanxhiu trabajando en su proyecto en la Bienal.


(Por Giovanni Catalano). Resistencia nuevamente es epicentro de escultores con la Bienal Internacional de Escultura 2022. Los diez artistas trabajan a pleno dándole forma a sus piezas de mármol travertino con el objetivo de llevarse el primer premio del concurso.

Entre ellos está Genti Tavanxhiu, nacido en 1973 en Shkodra, al noroeste de Albania, muy cerca de la frontera con Montenegro, y por primera pisó la Argentina para llegar al Chaco. Participó en concursos y simposios de Italia, Francia, China, Irán, entre otros, exhibiendo su arte y ganando distintos premios.

El artista de 49 años tras hacer una pausa con su amoladora, dialogó con la Agencia FOCO y dio detalles de su participación en el mega-evento que lo trajo a la capital chaqueña.

“Es la primera vez que estoy en Argentina, incluso en el continente. Vengo escuchando sobre la Bienal del Chaco desde hace largo tiempo. Muchas veces apliqué para entrar, pero recién esta vez fui elegido, y ahora tengo mi oportunidad”, comentó.

Sin embargo, existe pesar en sus palabras tras recordar a un viejo amigo: “Lamentablemente no podré ver a mi amigo Fabriciano Gómez otra vez, lo conocí hace mucho tiempo en Italia. Fue muy bueno conmigo y me comentó sobre la Bienal en Chaco. Desafortunadamente fue imposible reencontrarme con él”.

En este sentido, reflexionó sobre el legado que Fabriciano dejó a los artistas: “De todas maneras, Fabriciano fue muy importante para todos los artistas, especialmente para los escultores. Sólo en la Bienal del Chaco podés tener todo el soporte que necesita un escultor. Además, el acceso realizado para que la comunidad tenga acceso al arte de esta manera es digno de destacar”.

La Bienal, comentada entre los escultores del mundo

Amoladora en mano, la pieza va tomando forma.

Genti asegura que la Bienal chaqueña es famosa. Cabe recordar que la del 2020 fue suspendida por la pandemia y se hizo larga la espera desde la última edición en 2018.

“Entre nosotros (los escultores), todos conocemos la Bienal del Chaco. Siempre hablamos de esta competencia, es famosa para los escultores, no sé para la gente normal, pero entre los escultores siempre la tenemos presente”, comentó.

Y sobre el oficio, cree que la atención de la comunidad puede que no esté el arte, aunque la Bienal sea bocanada de aire fresco para negar el olvido. El albanés cree que el arte de la escultura “es muy especial”, sobre todo el de la Edad Moderna, y la Edad Contemporánea, “aunque puede que la atención de la gente hoy esté en otras cosas como en la guerra o la Covid”.

“Siempre digo que es difícil ser artista en el mundo de hoy, especialmente para quienes intentan ser innovadores en la escultura”, reflexiona.

Su desempeño

Martillo y cincel para detalles más pequeños.

Las esculturas monumentales de Genti están presentes en espacios públicos y colecciones privadas de Estados Unidos, Albania, Alemania, España, Portugal, Suiza, Italia, Francia, Rumania, Montenegro, Chipre, Turquía, Emiratos Árabes Unidos, China, Japón, Egipto, Siria, Irán, Israel, Luxemburgo y Taiwán.

Y Argentina pronto estará en esa lista, ya que las obras de la Bienal quedan en Resistencia para seguir embelleciendo la ciudad.

“Yo siempre he tenido a la escultura en la cabecera de mis preferencias. Sin embargo, también soy pintor. Hago un montón de cosas, pero cuando trabajás con una pieza te olvidás de los problemas. Te concentrás en tu trabajo hasta que lográs construirlo”, comenta en un fluido inglés.

En tanto, este no es el primer movimiento artístico que realiza: “Este año ya tuve diez exhibiciones personales de mis obras”.

Un niño artista

Genti concentrado en su objetivo.

Con el rostro cubierto del polvo del mármol, mira hacia arriba y empieza a recordar su infancia en Shkodra, una ciudad de 135.000 habitantes, junto al lago homónimo, y uno de los centros económicos y culturales más grandes del país. Fue la capital de Albania hasta 1920, cuando fue sustituida por Tirana, además de ser una de las ciudades más antiguas.

Genti recuerda que “de niño me encantaba dibujar con el pincel”, siendo éste su primer encuentro con el arte. Luego, “durante seis años en la escuela primaria estudié piano. Pero después descubrí algo que iba a ser más importante para mí que ser pintor, que fue en la Escuela de Artes. Allí encontré la pasión por la escultura, y desde entonces me dediqué a ello”.

Cambio de proyecto

Finalmente, "Recycladis" no será el proyecto de Genti, sino "Señorita".

Tavanxhiu vino con la idea de crear “Recycladis”. El proyecto consistía en tres elementos elípticos sobre los que destacaba uno de mayor tamaño que detenía la composición, con una masa de material ligeramente suspendida.

Sin embargo, cuando Genti se encontró con la pieza pidió cambiar de proyecto. “La pieza de mármol es muy larga. Iba a tener que cortar una parte y hacer una escultura pequeña, pero considero que es una pieza que se puede aprovechar completa. Entonces consulté a la organización de la Bienal si era posible el cambio de proyecto”, contó.

“Hice un nuevo dibujo y se lo presenté a la organización. Ellos me aprobaron el proyecto hace cuatro años. Desde entonces, he pensado muchas cosas nuevas”, completó.

Finalmente, aseguró que no tenía a mano el nuevo proyecto, pero por una razón estratégica: “No tengo aquí el dibujo, quería conservarlo para que no lo vea nadie. Estoy haciendo algo muy elegante, muy estético, muy hermoso. Lo llamé ‘Señorita’, es un trabajo abstracto, pero a la vez con líneas desde arriba hacia el centro de la composición y hacia abajo que le dan fluidez”.

Con tanta expectativa, habrá que esperar a ver el trabajo terminado de Genti y esperar la devolución de un exigente jurado. La cita es a las 19 del sábado 23, cuando se cierre la competencia y prosiga el momento de premiación.

Crédito de fotos: Pablo Pintos.

Genti dándole los últimos toques a la pieza antes de caer la tarde.