El hacinamiento en comisarías y la importancia de respetar la cuarentena

"La situación es grave y angustiante", reconoció la subsecretaria de Prevención de la Violencia Institucional, Marisol Gálvez.

Las detenciones se multiplican por violación a la cuarentena. En la imagen, demorados en la comisaría de Makallé. Crédito: Policía del Chaco.


Marisol Gálvez, subsecretaria de Prevención de la Violencia Institucional.

Marisol Gálvez es la subsecretaria de Prevención de la Violencia Institucional, y contó en diálogo con radio Provincia cómo se están dando las detenciones en el marco de la cuarentena por la pandemia, qué sucede con las personas privadas de su libertad y el contacto con sus familias.

Con respecto a los detenidos durante la cuarentena, aseguró que "la situación en general es grave y angustiante". "Falta todavía que se tome conciencia para que el ciudadano sea más responable y solidario con el otro. Eso derivó en muchas detenciones en las ultimas 24 horas, desde las 7 del domingo a las 7 de este lunes, hubo 234 detenidos por violar la cuarentena", agregó. 

"Cuando un oficial aborda a una persona, se aplica el protocolo de preguntar adónde va, si el ciudadano no logra responder se lo invita a irse a su casa, y si se niega es demorado en una comisaría", detalló la funcionaria y contó que desde la demora hasta la liberación de una persona, el proceso puede demorar hasta más de cuatro horas, debido a que los oficiales desempeñan varias funciones a la vez.

Tomar distancia

Uno de los puntos a tener en cuenta en plena pandemia es la necesidad de tomar distancia entre personas, algo que la funcionaria reconoció que no se está desarrollando de la mejor manera en comisarías.

"Tengamos presente que desde antes de la pandemia teníamos hacinamiento total en comisarías de la provincia, alcaidías, penitenciarías y penales. Cuando en una comisaría hay entre 20 y 40 alojados, si de repente en un par de horas se suman 10 más, es una locura. Por eso la comunidad debe tomar los recaudos necesarios", analizó.

Y en esa situación es que se presenta la posibilidad de que uno de los internos contraiga coronavirus. "Hay que tomar conciencia que quien va a una dependencia, está expuesto no solamente a coronavirus, sino también al dengue, que avanza de forma estrepitosa", se sinceró.

En este punto, apeló a la responsabilidad de la gente: "Vengo haciendo el seguimiento día a día de los detenidos, y en 24 horas menguó el número en 100 personas y es un avance, pero 234 sigue siendo un número grande. El día anterior fueron más de 300".

En este marco, reveló que "por ahí en la zona de la periferia, fuera de microcentro se da más (la violación a la cuarentena). Pero en los barrios no tan alejados del centro se da que la gente saca a pasear al perro, más de una vez al día, incluso, o gente que se pone a hacer ejercicio. Hace poco se abordó a un equipo entero de fútbol que estaba entrenando. Entonces, entre todos tenemos que aportar nuestro granito de arena".

Varones, mayores de edad, la mayoría

Según informó la funcionaria, las detenciones se dan en un 80% en varones mayores de edad.

En cuanto a las personas que ya se encuentras privadas de su libertad, Gálvez aseguró que un 40% decidió no recibir más visitas de familiares por prevención al virus pandémico. "En penitenciarías estaba permitido el ingreso de hasta un familiar, pero ahora se restringió totalmente las visitas", concluyó.