Juan Sorrentino, con su obra “Derrumbe”

Otro chaqueño que mostró su arte en la Bienal combinando escultura y sonoridad

Es escultor invitado en el mega-evento de la capital chaqueña. “Lo que yo propongo es que nos sorprendamos todos. Tanto la obra como yo. No es algo en donde uno más uno es dos”, dijo a la Agencia FOCO. Su proyecto fue inaugurado en la noche de este jueves.

Juan Sorrentino en la inauguración. También, durante la creación de la obra.


(Por Giovanni Catalano). Fabiana Larrea no es la única chaqueña entre los escultores invitados de la Bienal Internacional de Escultura 2022. Juan Sorrentino también mostró algo de su arte. Nació en Resistencia, Chaco, en 1978, y fue allí donde pasó toda su niñez y adolescencia y actualmente reside en Ciudad de Buenos Aires.

Su proyecto se llama “Derrumbe” y fue inaugurando en la noche de este jueves 21. En diálogo con la Agencia FOCO, Sorrentino comentó que se trata de un muro construido con una cámara de aire que vibra a partir del sonido de frecuencias graves.

“Es un muro que entra en acción a partir de frecuencias sonoras graves y se van cayendo las capas de revoque. En algún punto tomo como referencia el esgrafiado, que es una técnica muralista que cubre la superficie del muro con revoques de colores”, detalló.

Entonces, el muro empieza a vibrar, y a partir de ello se empieza a armar una gran pintura abstracta. “Es un muro que vibra y se va transformando a lo largo del tiempo. Visualmente encontramos esas rajaduras o desprendimientos de revoques que se van acumulando en el suelo”, dijo.

El artista

Juan nació y pasó su niñez y adolescencia en Resistencia.

El chaqueño estudió Composición Musical en Córdoba y amplió su formación en distintas instituciones del mundo en distintas disciplinas.

“Lentamente se me fue abriendo el campo de acción, de la música a otras artes, como las sonoras que es un arte que contempla muchas disciplinas, como la escultura, instalación, video. En definitiva, ahora me defino como un artista que trabaja con distintas disciplinas, no necesariamente me enmarco dentro de una sola”, definió.

“Soy un compositor que abrió su sensibilidad sonora a otros lugares que no es la música porque este muro no tiene música, tiene ondas sonoras graves que remiten a las ondas cerebrales que producen transformación. Hay frecuencias, no hay música, pero esas frecuencias producen vibraciones en la superficie del muro que hace que se vaya desprendiendo el revoque”, explicó.

Por su parte, también comentó qué es para él el encontrarse con el compromiso de hacer su arte: “Cada escultura para mí es un desafío, en términos de entender las materialidades, las respuestas, las técnicas. Aprendí herrería, carpintería, albañilería. Son distintas disciplinas puestas en escena, en donde intervengo todos estos materiales con sonido. Los materiales me sorprenden y me estimulan”.

"Derrumbe" cuando estaba en proceso.

Para Sorrentino, en sus obras propone un diálogo: “Lo que yo propongo es que nos sorprendamos todos. Tanto la obra como yo. No es algo en donde uno más uno es dos. En mis obras no es así. Tampoco es una feria de ciencias donde vengo a demostrar cómo el sonido genera vibraciones y mueve las partículas. Es un muro que se está transformando y que cada persona lo va a interpretar de forma distinta. En lo simbólico, me interesa que sea un diálogo”.

Juan crea obras e instalaciones explorando conceptos del lenguaje sonoro/visual en un contexto poético y de la imaginación colectiva. Es licenciado en Composición de la Universidad de Córdoba (Argentina) y tiene un postgrado en Tecnología y Video del MECAD-AESDI de Barcelona.

Ha recibido numerosos premios y sus obras forman parte de museos y colecciones privadas. Participó en numerosas exposiciones individuales y colectivas en Europa, Estados Unidos y Latinoamérica.

Crédito de fotos: Pablo Pintos.

Juan Sorrentino, un artista chaqueño que pasó por la Bienal 2022.