Rubros no esenciales: ahogo financiero y la incertidumbre por subsistir

Agencia FOCO habló con emprendedores y empresarios de rubros críticos, que tras el parate por el aislamiento social preventivo obligatorio ven un panorama oscuro por varios meses más. Son los denominados sectores “no esenciales” que todavía aguardan medidas concretas del Estado nacional y provincial.  

Una postal de la peatonal de Resistencia, vacía en las últimas dos semanas.


Según estimaciones de las cámaras empresariales, alrededor del 75% de las pymes del país están cerradas. Y permanecerán así, al menos, hasta el 12 de abril, fecha establecida por el Gobierno nacional para esta nueva etapa de aislamiento social preventivo y obligatorio.

Esas empresas son, en su mayoría, pymes, micropymes y el sector emprendedor que aglutina una diversidad de actores con situaciones diferentes. Son los rubros considerados “no esenciales”, que avizoran un panorama complejo de varios meses más con actividad reducida tras el levantamiento de la cuarentena, por las condiciones de una economía golpeada donde los ingresos de las familias se resentirán y donde no están descartados despidos y un aumento en la desocupación.

Agencia FOCO dialogó con Martín Giménez, presidente de la Cámara de Comercio de Resistencia; Stella Maris Lavia, de Cerveceros del Litoral, la asociación que agrupa a un centenar de cervecerías de la región; y Martín Maro, del rubro indumentaria y calzados con las empresas Cassandra y Bizarro.  

Martín Giménez, presidente de la Cámara de Comercio de Resistencia.

 

Un denominador común para casi todos los rubros es que ya venían atravesando años difíciles, con una economía en recesión y caídas de ventas cada mes. Por eso ahora este parate total de la actividad terminó por sentenciar a muchas empresas.

“Hay actividades puntuales como las librerías que sufrieron una caída abrupta de ventas desde el 9 de marzo, cuando fue decretada la suspensión de las clases”, describió Martín Giménez, luego de recordar que el aislamiento obligatorio en el Chaco está vigente desde el 18 de marzo y en el país, desde el 20.

“Hablando con un socio de la Cámara, me decía que, desde esa fecha de suspensión de clases, su facturación de un día a otro cayó un 95%”, reveló el dirigente empresarial.

Entre los rubros más castigados mencionó al sector de indumentaria y calzados, que ya una semana antes de decretarse el aislamiento obligatorio en la provincia observó una abrupta caída en sus ventas. “La situación de esos sectores que están totalmente cerrados y sin ventas es desesperante”, graficó.

Explicó, en ese contexto, que existen empresas de diferentes rubros y tamaños con distintas posibilidades de financiarse y de acceder al crédito bancario. “Hay situaciones muy disímiles”, indicó. “Las más pequeñas son las que están en el estado más crítico y que presentan las mayores dificultades, porque no pueden hacer frente a erogaciones sin tener ingresos”, expuso.

“Estamos frente a una situación agónica, porque la situación que afronta la gran mayoría de ese 75% de empresas cerradas es muy preocupante”, señaló. Incluso mencionó su rubro, el de tienda de mascotas, uno de los considerados esenciales y con locales que permanecen abiertos, pese a lo cual las ventas registran abruptas caídas. “Estamos vendiendo un 20% de lo que por lo general vendemos”, precisó.

 

Créditos a tasa 0%

 

En esa coyuntura, Giménez marcó “la urgencia por garantizar el pago de salarios”. “A las empresas que, desde el 18 de marzo o incluso antes, vieron cortados sus ingresos, les es imposible hacer frente a ese pago. Por eso estamos pidiendo una línea crediticia exclusiva a tasa 0% de otorgamiento automático. Es una medida urgente. No nos sirve que salga a fines de abril, sino que sea inmediata”, enfatizó.

 

Cerveceros artesanales: litros producidos sin vender

Integrantes de la asociación Cerveceros del Litoral, que agrupa a un centenar de emprendedores y emprendedoras en Chaco, Corrientes y Misiones.

 

El sector cervecero artesanal cobró dinamismo en los últimos años y se expandió en la provincia y en la región de la mano del empuje emprendedor. Desde principios de marzo, es uno de los más impactados por la paralización de actividades en la provincia y el país. Se estima que las plantas cerveceras en la región Litoral (Chaco, Misiones y Corrientes) acumulan unos 35 mil litros producidos que no pudieron ser comercializados.

“Es una situación generalizada. Desde Cerveceros del Litoral (la entidad que agrupa a un centenar de emprendedores en las tres provincias) estamos en contacto con cerveceros y cerveceras de todo el país. Como sector estamos muy complicados. En la asociación, tenemos fábricas con una capacidad de producción que va desde 300 hasta 5000 mil litros por mes, y son volúmenes parados porque las fábricas no producen y nuestra cadena de ventas, que son también los bares, están cerrados”, describió Stella Maris Lavia.

 

Stella Maris Lavia, socia en La Pinta Cerveza Artesanal.

 

La emprendedora, que es socia en La Pinta Cerveza Artesanal, puso énfasis en la situación de muchas fábricas que, antes de decretarse el aislamiento obligatorio, venían a toda marcha produciendo litros para comercializar en el tradicional Festival de San Patricio que se realiza cada mes de marzo en Resistencia. “Muchos veníamos resignando ventas para stockear para ese evento grande, que finalmente se suspendió. En mi caso tenía 600 litros guardados para ese festival”, contó.

Asimismo, resaltó que el sector presenta una realidad similar a aquella de otros rubros no esenciales, ya que las empresas deben afrontar alquileres, pago de salarios y de servicios. “Muchos son monotributistas, autónomos o responsables inscriptos; pagamos impuestos. Entendemos que se están tomando medidas y esperamos que se tomen más aún, porque nuestro rubro está afectado severamente ya que luego de la cuarentena no vemos una posibilidad inmediata de recuperar ventas”, analizó.

“Nos preocupa no sólo el acumulado de deudas sino lo que sucederá cuando se levante la obligatoriedad del aislamiento y las restricciones que posiblemente continuarán”, agregó. Además, mencionó que varios emprendedores habían tomado créditos para sostener la capacidad de producción “en los últimos años de crisis económica, donde resignamos ganancias”. “Por eso este parate nos termina de ahogar”, afirmó.

 

Calzado e indumentaria, una temporada perdida

Uno de los locales comerciales de la firma Cincoemes S.A. en Resistencia.

 

Martín Maro es presidente en Cincoemes S.A., empresa que agrupa a la red de locales comerciales de Cassandra Calzados, Bizarro y Bizarro Store (ventas online). “El sector está alcanzado en las actividades no esenciales. Desde la semana anterior a decretarse el aislamiento, la caída de ventas ya llegaba al 50%. El tema estaba instalado y el consumo retraído”, describió. Así, contó que esa caída se profundizó todavía más en los primeros días de la semana en que fue anunciada por el gobierno provincial, y luego por la Nación, la cuarentena obligatoria.

“La situación general, al estar cerrados y con cero ingresos, es complicada. El rubro de las zapaterías es estacional. Nosotros teníamos ingresada el 50% de la mercadería para afrontar la temporada invierno, con emisión de cheques y compromisos con los proveedores”, repasó, y admitió que la temporada otoño-invierno está perdida comercialmente. “La mercadería es como la verdura, porque si no se vende, se pudre”, contrastó el empresario.

Maro explicó que uno de los problemas principales que debieron afrontar las empresas es “la apertura del clearing bancario, con actividades que están totalmente paralizadas y empresas cerradas”. “Eso generó un problema y, por lo que tenemos entendido, el 70% de los cheques están siendo devueltos” acotó.

Asimismo, marcó que, en ese contexto de ingresos nulos, las pymes deberán afrontar los costos fijos salariales de personal, alquileres y servicios. “El comerciante prioriza el pago de salarios y después nada más”, indicó.

“Son 15 días sin ingresos. Por eso dependemos hoy de los créditos que nos otorguen los bancos para pagar sueldos, porque el poco efectivo que teníamos en las cuentas corrientes y bancos fue absorbido por los cheques con la apertura del clearing”, explicó Maro.

Con respecto a las ventas online a través de la tienda de calzados e indumentaria, precisó que también registraron una brusca caída. “Estamos vendiendo un 15% de lo que habitualmente vendemos por este canal”, reveló, y dijo que uno de los problemas en el rubro es con los servicios logísticos.

En ese contexto, analizó la perspectiva para el rubro: “Creemos que la cuarentena se seguirá extendiendo más de 15 días y nuestro rubro es de quinta necesidad, porque la gente prioriza sus ingresos para comprar alimentos y medicamentos. Hay gente que puede perder su empleo y muchos trabajan en el mercado informal. Entonces, en el momento del final del aislamiento, no van a salir a comprar run zapato o ropa, sino un cuaderno para la escuela”. “Nuestro rubro va a demorar mucho más en recuperarse. Estimamos un parate de seis meses”, alertó.  

Por eso puso énfasis en la necesidad de líneas de crédito bancarias accesibles y asistencia estatal para ayudar “a paliar la situación, que será más compleja” y extendida en el tiempo. “Somos empresas que vivimos el día a día y venimos de una recesión que nos pegó fuerte desde hace tiempo. Ahora ésta es la estocada final”, concluyó.